CONSULTA

Hugo A. Fuchslocher Salgado

  • Naturopata
  • Especialista en iridodiagnosis y homeopatía.
  • Dr. en lacrología.
  • Especialista en iridodiagnosis y homeopatía.
  • Miembro honorario del Centre d´étudesHoméopathiques de France (CHF).
  • Miembro de Medsanf Sans Frontières.

LAS DIFERENCIAS ENTRE LA MEDICINA ENERGÉTICA Y LA MEDICINA ALOPÁTICA

Es importante dar a conocer que la medicina energética es natural, ya que utiliza la sutil energía vibracional propia y natural de los elementos que se emplean para sanar y se basa en leyes absolutas de la naturaleza que identifican la causa de las enfermedades y la forma armónica para recuperar la salud.

La medicina energética no es una alternativa cuando otras fallan, tampoco busca ser complementaria con la medicina alopática, aunque en algunos casos ambas son necesarias ante algún problema complejo, mientras la medicina oficial alivia, la energética mejora.

Esta medicina es respetuosa con la medicina alopática, y por lo tanto también requerimos ese mismo respeto de quienes desconocen los procedimientos, leyes y medicamentos de la medina energética.

Respetamos la ciencia y por supuesto los tratamientos alopáticos son necesarios, tales como; procedimientos, exámenes y cirugías. Donde hay cierta discrepancia, es en algunos medicamentos paliativos que ayudan a aliviar rápidamente dolores y molestias pero no mejoran, atrasando el proceso natural del propio organismo, la inteligencia y consciencia de auto sanación del enfermo.

La medicina energética no tiene especialidades, es decir, se interesa en conjunto por lo físico, anatómico, fisiológico, como por lo psíquico, lo emocional e incluso la parte social y espiritual. Un entorno hostil y además creencias poco favorables, ya sea de la vida, de la salud, de las relaciones, o de la identidad del paciente, influirán de manera notable en la mejoría o pre dispondrán al paciente a enfermedades psicosomáticas.

Para la medicina energética el cuerpo humano es una sola unidad, cuyos órganos, sistemas, funciones, células , átomos, bioquímica y energía, trabajan en conjunto y en armonía para proporcionarnos bienestar, de tal modo nos percatamos que no existen enfermedades sino solo enfermos y la única función que fundamenta esta unidad orgánica y funcional, es la vida de forma armónica y saludable. Cuando alguna de sus elementos o funciones se desarmonizan, aparecen dolencias, molestias y posterior a esto enfermedades físicas y/o mentales.

MI EXPERIENCIA

Muchas personas llegan a mi consulta luego de varios tratamientos convencionales, desanimados y desilusionados, sin mayores resultados, en estos casos no se suspenden de inmediato esos tratamientos, ya que es parte de un proceso donde el organismo del paciente, irá mostrando evidencias de los resultados con los tratamientos energéticos. De igual manera, otras personas llegan por recomendaciones de otros pacientes que han sanado de una simple gripe o problemas serios y graves, sin un diagnóstico acertado o enfermedades mal tratadas ya sean leves, agudas o crónicas, en este caso muchas veces buscando esta medicina como una primera opción.

Mi experiencia con la medicina energética ha sido muy favorable y podría afirmar que se pueden resolver más de un 80% de los problemas de salud, ya que los medicamentos energéticos hacen reaccionar la energía vital del el propio organismo, para que sean los propios mecanismos de autorregulación orgánica los que hagan funcionar los medios que dispone el cuerpo para cada enfermedad y por tal motivo cada paciente recibe una receta única personalizada e individual para cada caso en especial.

EN MI CONSULTA

Más de 120.000 pacientes atendidos, en 39 años de atención ininterrumpida, permite que base principalmente mi experiencia acumulada en la atención de mis pacientes. Mantenerme al día en los avances en la medicina energética, mis estudios académicos, autodidactas e investigaciones en diversas materias sobre la salud y la etiología cada vez más evidentes de los problemas patológicos, me hace ser más asertivo en descubrir las causas y dar los tratamientos efectivos para las personas que buscan y desean sanar.

La historia clínica de mis paciente, diagnósticos previos, exámenes, su medio ambiente social, sus estudios, su desempeño laboral, los procesos traumáticos físicos y emocionales desde la niñez y adolescencia, forman parte de la anamnesis en cada uno de ellos.

Por otra parte el examen a través del iris, me entrega la posibilidad de ver el origen propio de cada dolencia en particular, como; la contextura general del organismo, el envejecimiento prematuro y las enfermedades y predisposiciones orgánicas a estas.

Lo que se denomina ojo clínico o intuición facultativa, también es muy importante y constituye en suma, una descripción de lo que es mi trabajo profesional y la atención personalizada que doy a mis pacientes en mi consulta.

EL TRATAMIENTO

Para finalizar doy a conocer lo importante que es llorar para liberar energías bloqueadas, y aconsejo beber las lágrimas por el hecho que ellas son remedios propios de nuestro mecanismo de defensa, y son el antídoto natural más efectivo para evitar que las emociones negativas afecten la salud.

Un elixir preparado en base a la energía sanadora de las lágrimas, libera estos bloqueos de forma natural y predispone al llanto emocional.
La terapia con medicamentos naturales y energéticos, que prescribo, se basan principalmente en el principio descrito por el Dr. Samuel Hahnemann, que utiliza la ley del tratamiento de las enfermedades, recomendadas por el Padre de las medicinas,; Hipócrates, quien postulaba que “Lo similar cura lo similar”. (Similiasimilibuscurentur). Por lo tanto el paciente se va de mi consulta con un tratamiento adaptado única y exclusivamente para él o ella. Donde es importante recalcar que los tratamiento con medicamentos energéticos, implican; consciencia, orden, control, perseverancia, también estado mental positivo y fe, ya que también somos energía, y cuando esta se desequilibra, también se puede armonizar.

En las patologías metabólicas en las que requieren necesariamente de remedios alopáticos reguladores, no se puede prescindir de ellos, pero existen medicamentos energéticos que disminuyen los efectos adversos de dichos medicamentos, se intenta reprimir los síntomas no deseados al activar las fuerzas de auto curación, apelando de este modo al organismo a reajustar por sí mismo el equilibrio alterado por productos químicos sintetizados en laboratorios. Esto se consigue con la ayuda de productos elaborados en base a la ley homeopática similares a los síntomas adversos de medicamentos en altas dosis y con medicina energética en forma de elixires.

LOS TRES NIVELES DEL TRATAMIENTO

En la medicina energética se pueden considerar tres niveles importantes:

Primero, incorporar remedios naturales y energéticos que armonicen los procesos y ciclos de auto curación.

Segundo, es la toma de consciencia que tiene que ver con todos los hábitos que tiene el paciente, como por ejemplo en la alimentación.

El tercer nivel son los aspectos emocionales: Es muy importante saber quién es el paciente, si ha tenido alguna pena, desilusión, fracaso, si siente desánimo, desmotivación, es decir; algo que esté viviendo a nivel emocional que sea importante. De alguna manera si mejora la salud del paciente, mejorará también la relación con todo su entorno, y automáticamente se promueve a estar más estable y feliz.